DRIIVE + ANGRY SAINTS

29/11/2018
21:30h
ENTRADA 8€

 

DRIVE

 

Driive arranca en Madrid de la mano de Alex Gómez (guitarra) que junto con José (Coke) Estrada (guitarra) y Brian Ambite (voz) - dieron a conocerse como Persistence of Vision en 2013, publicado su primer EP allá por 2014. Tras algunos cambios en la formación, en 2015 se unen Hoss Ruiz (batería) y Juan Olivares (bajo) pasando a adquirir el nombre actual de Driive. El anuncio con el que Alex buscaba músicos citaba grupos como Sonic Youth, Buzzcocks, Pixies, Joy Division, Stereolab, Velvet Underground, Man or Astroman?, The Smiths, The Cure, GodSpeed You Black Emperor... Y cerraba con "sobre todo estamos abiertos a nuevas influencias." ¡Qué más se podía pedir!
Alex y Jose comezaron a componer canciones sin pensar en melodías ni voces, lo suyo eran las guitarras. Por suerte, llegó Brian quien acopló voces y letras el mismo día que hizo la prueba! Al poco tiempo, Brian ya había sumado más temas al repertorio. Para cuando se unió Hoss, el grupo ya estaba rodado y aportó más allá de unas baterias abrumadoras, un buen rollo que se transmite en todos los directos! Juan sumó influencias más frescas así como unas líneas de bajo más indie.
Bajo la etiqueta del Rock Alternativo, Dance Rock, Post Rock, Indie Pop y sonidos noventudos en general, Driive es algo más que la suma de sus partes. La esencia de Driive reside en la variedad de un tema a otro, sin encerrarse en buscar eso que muchos llaman un sonido propio sino buscando aquello que les apetece hacer en cada momento.
En 2017 vio la luz el EP "Strange is good", grabado en Estudio Brazil, llegó a sonar en Capitan Demo y la canción Jamie fue finalista en Sonidos Mans. Para finales de 2018 lanzarán su primer largo "Hideaway" que ha sido grabado en Westline Studios.
 

ANGRY SAINTS

 

Fundados en Madrid en 2015, Angry Saints son una alianza inusual, cuatro veteranos del ruido autodidacta de procedencia dudosa (Australia, Inglaterra, Madrid...) uniendo su potencial creativo para facturar este disco soberbio e imprevisible.
¿Cómo fundir rock alternativo, desviaciones kraut, punk afilado, el esplendor del high energy australiano, el gancho power pop y las incursiones al pantano en un solo artefacto? Nothing New In The Human Zoo es una de las mejores respuestas que encontrarás ahí fuera.
Oscilando con naturalidad entre lo visceral y lo sutil, Angry Saints saben cómo gritar sobre lo esencial –el amor, las drogas, los coches, la cerveza, el miedo- y como levantar un paisaje de guitarras talladas en granito dúctil que nos lleva del desierto a la costa, y de allí, quizá, al país de las pesadillas.
Ellos son la trampa tecnológica vista a través de los ojos de Antonioni. Son Tennessee Williams conduciendo un hot rod. Son J.G. Ballard escapando de la colonia penitenciaria para dar un bolo en tu sótano. Uno cojonudo. Son la vida regurgitándose a sí misma y el apocalipsis que tú elijas. Son – esa cosa tan difícil de encontrar – una gran banda de rock ‘n’ roll.

 

Angry Saints - Hyena